[…] hecho, a las afueras está Medina Azahara, los restos de una ciudad palaciega, y a 22 kilómetros, el Castillo de Almodóvar. Además, su comida, sus gentes y sus noches de luna hacen de la ciudad un lugar […]

Responder